Tiempo de cambio en el Perú

Es claro para el común de los ciudadanos que el sistema político del Perú se encuentra dominado por una endémica corrupción y una profunda ineficiencia profesional. Si bien la ineficiencia, requiere una sustantiva preparación profesional y técnica de los actuales (y futuros) servidores públicos. La corrupción prospera porque las leyes no se cumplen, o se cumplen mal. Un aspecto muy importante en el proceso de escoger al próximo presidente–de cualquier país–es saber si el candidato(a) no sólo va a respetar si no hacer respetar las leyes nacionales e internacionales; y en el caso de disentir con algunas de ellas, debe indicar su deseo de cambiarlas a través de los procesos democráticos y legales existentes dé lo contrario se estará abriendo las puertas a la corrupción y al deterioro moral institucional además de personal.

Nuestros políticos tienen que manifestarse respecto al problema israelí-palestino pues del carácter de sus respuestas podremos entender sus compromisos con las leyes nacionales e internacionales, sus posiciones morales (no necesariamente de carácter religioso) basados en principios democráticos seculares universales. Martin O’Quigley, Presidente de la IPSC[1] , dijo:

“Israel es el violador en serie de los derechos humanos y de las leyes internacionales que ha estado oprimiendo a la población nativa de Palestina por casi 7 décadas, y que durante ese tiempo no ha enfrentado ninguna acción concreta de la comunidad internacional como castigo por esos crímenes y violaciones. Por esta razón, –continua O’Quigley– es de vital importancia que los políticos prometan su apoyo a la obtención de la libertad del pueblo palestino, la víctima de uno de los más grandes atropellos morales en la reciente historia[2]“.

El Perú debe crear un movimiento parecido al IPSC de Irlanda (Campaña de Solidaridad Irlanda-Palestina) para, entre otras cosas, pedir a los diversos candidatos su formal compromiso–de llegar al poder–de apoyar acciones concretas en favor de la justicia y la libertad soberana del pueblo palestino. Ni las presiones económicas ni el miedo irracional a hacer justicia deben ser parte del proceso político. El miedo inhabilita la innata capacidad de desarrollo del ser humano, es la fuerza que intenta retrasar cambios cuantitativos y cualitativos en una sociedad determinada en un tiempo determinado. Por eso las ideas, proyectos y acciones que pretendan algún cambio de importancia deben apuntar a quebrar con el pasado y exponer la injusticia que significa negar los derechos de todo un pueblo a vivir en libertad y dignidad en su propia tierra. Si los candidatos no se manifiestan en favor de hacer cumplir las diversas resoluciones de la Naciones Unidas y el derecho universal que reconocen la existencia del pueblo palestino y la creación de su estado soberano, esos candidatos se hacen inmorales y abiertos a la corrupción.

Lorenzo Orrego

Santa Clara,

Febrero 20 del 2016


[1] Campaña de Solidaridad Irlanda-Palestina (IPSC)

[2] http://english.pnn.ps/2016/02/10/irish-solidarity-calls-on-election-candidates-to-pledge-support-to-palestine

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s