Francia y el futuro palestino

Es imposible no discutir o comentar la reciente atrocidad terrorista en Francia, pero al hacerlo debemos, sobrepasando el nivel inmediato del dolor o temor, acercarnos a ello en el marco del conflicto del Medio Oriente. Caer en el facilismo de la explicación pretenciosa del terrorismo como locura política, no hará más que prolongar las causas de la desposesión, y el abuso político-militar a las que está sometida la población palestina.

Además, esta acción terrorista estuvo, sin lugar a dudas, tan mal planeada y realizada que llama la atención su ejecución misma y merece discusión aparte.

En tiempos en que la percepción mundial del problema palestino-judío empezaba a favorecer el derecho palestino–muchos países de la comunidad europea habían debatido y aprobado resoluciones no concomitantes de reconocimiento del Estado Palestina, y los líderes de la Autoridad Palestina (AP) se mostraban cautelosos pero abiertos a un diferente discurso, reconociendo lo feble de una confrontación bélica con Israel para lograr un estado independiente y viable. Esto significaba un crecimiento político importante por parte de las dirigencias palestinas. El mismo fracaso de no poder avanzar la cuestión del Estado de Palestina al seno del Consejo de las Naciones Unidas[1], el pasado 30 de diciembre de 2014, y la reacción diplomática inmediata del AP declarando acertadamente que la Autoridad Palestina se uniría a la Corte Penal Internacional (CPI), explican volúmenes acerca de este avance político del liderazgo palestino. Mostraban la decisión política de las fuerzas al interior de la AP de luchar por la independencia y soberanía del Estado de Palestina usando las avenidas legales y diplomáticas del propio sistema.

El pasado 2 de enero, por ejemplo, sólo tres días después de su desastrosa participación en política y diplomacia frente al Consejo de Seguridad de la ONU, los palestinos reaccionaron solicitando su adhesión a la Corte Penal Internacional (CPI), reconociendo con ello su jurisdicción –debe resaltarse– para crímenes cometidos a partir de abril de 2014 por acciones que aún los mismo palestinos hubiesen cometido. Una peligrosa pero viable manera legal de forzar la definición de las acciones armadas palestinas como acciones justificables de defensa frente al invasor. Esto va a obligar, al fin del proceso legal, a definir la adscripción inmediata del término terrorismo a las acciones de defensa de la causa Palestina, además de los cargos y acusaciones a que estarían obligadas las partes.

¿A quién favorece esta acción de terror? No por cierto al pueblo palestino, tampoco a Fatah o Hamas, menos al Hezbola del Líbano –que siente la presencia de ISIS cerca de su frontera– su líder, Sheik Hassan Nasrallah, fue muy concreto en su rechazo cuando dijo que en este acto de terrorismo[2], “Los militantes musulmanes han perjudicado el Islam más que las personas a las que atacaron”. Se sabe que al-Qaeda ha reclamado la paternidad de estos actos terroristas. Y si ese es el caso ¿fue la búsqueda de algún protagonismo político-militar lo que motivó este derramamiento de sangre por parte de al-Qaeda?, o ¿significa ceguera política-religiosa y manipulación exógena? La percepción original apuntaba erróneamente a responsabilizar a ISIS de aquellos actos, y ahora a los dos que facilita igualar al-Qaeda con ISIS, y peor aún, igualar los términos árabe y musulmán a niveles de actos de terror no de razón o diplomacia.

Probablemente Israel sea el más beneficiado con esta tragedia pues una oportunidad se estaría abriendo para el estado sionista para reactivar la vieja retórica del ‘perseguido étnico-religioso’, el antisemitismo, y la necesidad de poseer una tierra en donde estar a ‘salvo’. Durante el año 2014 llegaron 7,000 judíos de Francia a Israel por razones económicas no producto de persecución religiosa o antisemita en Europa como se busca presentarla. Sin embargo los titulares de los medios de comunicación empezaron a maniobrar el lenguaje con el fin de buscar la simpatía popular, veamos un ejemplo: “Más de 7,000 franceses emigraron al Estado judío en 2014, la cifra más alta desde 1948. La Agencia Judía estima que en el 2015 unos 15,000 hebreos podrían dejar Francia.”[3] Es evidente que se busca apelar a una persecución inexistente, y a la necesidad de un refugio para el judío –uno de los argumentos para la creación de Israel en 1948. En Palabras de Netanyahu[4]:

“Los judíos tienen el derecho a vivir en muchos países del mundo, en plena seguridad. Pero hay una sola tierra que es su patria histórica y que los recibirá siempre con los brazos abiertos. Israel es la verdadera casa de todos nosotros.”

Curiosamente acontece este atentado terrorista cuando Francia favorecía la discusión del documento respecto al retorno de Israel a las fronteras de 1967, que prepararan Jordania y Egipto, para su discusión en el Consejo de las NN.UU. Los servicios de inteligencia europeos, americanos e israelitas habían detectado alguna acción de fuerza, pero no se ejecutó operación preventiva alguna. Lo más grave es el hecho de tratar de conectar este acto de terror en Francia con ‘el derecho israelí’ a defenderse. Benjamín Netanyahu, calificó de “indignante” que la Corte Penal Internacional (CPI) haya decidido abrir un examen preliminar sobre posibles delitos cometidos en los territorios palestinos el pasado año y Lieberman, ministro israelí de relaciones exteriores, pidió se desmantelara la CPI tras el anuncio de examen preliminar. Leamos las palabras de Benjamín Netanyahu[5]:

“Es indignante que, solo unos días después de que los terroristas hayan masacrado a judíos en Francia, el fiscal general lance una investigación sobre el Estado judío, porque estamos defendiendo a nuestro pueblo de Hamás, una organización terrorista aliada con la Autoridad Palestina y cuyos criminales de guerra han disparado miles de misiles contra ciudadanos israelíes”.

Y con esto queda caprichosamente conectado el terror en Francia a manos de extremistas religiosos, con la lucha por los derechos fundamentales del pueblo palestino a manos de su propio pueblo.

Pero más allá de una pobre ejecución, los que facilitaron este atentado sabían que estaban provocando una ruptura no sólo entre franceses de religión musulmana y franceses no musulmanes inclinados a una solución justa para con el pueblo palestino, sino además entre los demás países de la Unión Europea, y finalmente conectar al-Qaeda (y todo lo que emocionalmente significa éste para la opinión pública americana) con ISIS.

El semanario satírico francés Charlie Hebdo se había especializado en las provocaciones en contra de musulmanes. Lo extraño es que se sabía que satirizar al profeta implicaba violencia o al menos la amenaza de ella por parte de la población más radical musulmana. Premeditadamente se llevó a cabo la burla de lo más sagrado de su religión, después del Koran, llámese el profeta Mahoma. El semanario nunca ha hecho bromas sobre el Holocausto, o las víctimas del 9/11, ¿por qué entonces la mofa del profeta?

En vez de considerar este atentado extremadamente sanguinario como una venganza islamista contra el semanario que publicó caricaturas ofensivas sobre Mahoma y en contra de la religión musulmana, sería más lógico pensar que se trata del primer episodio de un proceso tendiente a crear una situación de guerra generalizada, en lo que Samuel Phillips Huntington llamaría el choque de civilizaciones.[6]

Mehid Hasan del Huffington Post escribe: “Sí, el ataque fue un acto de maldad no cuantificable; un asesinato inexcusable y sin piedad de inocentes. –y enfatiza– ¿era realmente un ‘intento de asesinar la libertad de expresión’ …[de] ‘profanar’ nuestras ideas de libre pensamiento? Fue un crimen, no un acto de guerra, perpetrado por jóvenes descontentos– y afirma– estos jóvenes no se radicalizaron por los dibujos del profeta en Europa en el 2006 o 2011, si no, por las imágenes de la tortura estadounidense en Iraq en 2004”, y las recientes masacres, debe añadirse, a la población palestina en la Franja de Gaza a manos del gobierno israelí, con la tácita anuencia de los EEUU y el bloque de intereses occidentales. Esta es la razón de su locura. Para ellos no hay justicia, sólo la muerte; para Israel podría significar continuar con su política de desposesión y aniquilamiento étnico abiertamente.

El mundo libre espera que la decisión de la fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, de abrir un examen preliminar por posibles crímenes permita un aire de justicia a favor del pueblo palestino y su causa.

Lorenzo Orrego

Santa Clara

enero 17, 2015

——————————————————————————–

[1]La fallada resolución, respaldada por el mundo árabe, establece los finales de 2017 como fecha límite para la retirada total de Israel de las tierras ocupadas en Cisjordania, la Franja de Gaza y el Este de Jerusalén que allanaría el camino para un estado palestino. Los Estados Unidos y Australia votaron en contra de la resolución, pero China, Francia y Rusia estaban entre ocho países que apoyaron su discusión en el seno del Consejo de Seguridad, dejando sólo un voto de los nueve necesaria para su aprobación. Nigeria se abstendría de votar a pesar de que su representante diplomático había ratificado su simpatía y la de su país por la causa Palestina

Este miércoles 14 de enero, el parlamento nigeriano convocó al Canciller Aminu Wali para cuestionar la abstención de votar a favor de poner fin a la ocupación israelí durante la sesión del UNSC. Según al Ministerio de Exteriores Palestino (MAE), la intervención inmediata del presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan después de recibir una llamada telefónica del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y sin consultar con sus asesores o el Ministerio de Asuntos Exteriores habría ordenado la abstención de Nigeria.

[2] http://talkingpointsmemo.com/news/sheikh-hassan-nasrallah-terrorist-attack

[3] http://www.latercera.com/noticia/mundo/2015/01/678-612541-9-israel-espera-una-inmigracion-record-de-judios-franceses-tras-atentados-en-paris.shtml

[4] http://www.latercera.com/noticia/mundo/2015/01/678-612541-9-israel-espera-una-inmigracion-record-de-judios-franceses-tras-atentados-en-paris.shtml

[5] http://palestinalibre.org/articulo.php?a=54785

[6] The Clash of Civilizations and the Remaking of World Order, Simon & Schuster, Aug 2, 2011

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s